Stella Stefanasi decidió emprender y dedicarse a la pastelería, junto a sus hijas.

Por María Fernanda Bevilacqua

   Para eventos o por antojo le encargaba a Stella alguna de sus tortas, casi una costumbre en Médanos.

   Hace más de diez años se dedica al mundo de la pastelería, construyendo un emprendimiento junto a sus dos hijas.

   Cuando asumí como diputada provincial y desarrollamos el programa Ahora Emprende —una herramienta que fomenta y asesora a emprendedores que quieren capacitarse— la volví a llamar pero para que más vecinos conozcan sus exquisiteces.

   Acá te cuento su historia. 

   En un momento en que su familia estaba viviendo una difícil situación económica, mamá de cinco hijos, Stella Stefanasi, decidió emprender y hacer su sueño realidad: dedicarse a la pastelería.

   Como por herencia, siguió los pasos de su abuela que también fue cocinera así como traspasó esta pasión a su hija Belén, que se convirtió en chef.

   “El emprendimiento empezó a funcionar sin nombre hace más de 10 años. Con mi hija Belén nos asociamos y empezamos a trabajar por encargo para eventos, fiestas privadas o cumpleaños hasta que decidimos armar nuestras redes sociales para darle más difusión al proyecto y así surgió nuestra marca Solo Delicias”, contó Stella.

Un cambio

   Stella explicó que después de que participaron en las actividades del Ahora Emprende, hubo un punto de quiebre porque en la vida de Solo Delicias apareció Primo Café.

   “Llegó a nosotras un cafecito del pueblo que estuvo cerrado durante muchos años, lo alquilamos y pudimos poner en funcionamiento un espacio que Médanos no tenía. La gente no tenía un lugar para ir a merendar, para invitar a una amiga o donde charlar de negocios”, dijo Stella.

   En septiembre del año pasado pusieron de pie Primo Café, y su hija María José es quien está a cargo. 

   “Cada día renovamos nuestro servicio y así siempre tenemos productos frescos ya que apuntamos a la calidad de nuestra materia prima. Estoy convencida que eso ayuda a que la gente nos elija día a día”, explicó Stella.

   ¿Qué le recomendarías a alguien que quiere emprender?

   —Primero acercarse al Ahora Emprende, porque te escuchan, te orientan, te enseñan a hacer un plan comercial cuidando los costos y te indican cuál es la mejor forma de manejar las redes sociales para que tu emprendimiento tenga mayor visibilidad. Así te convertís de a poco en una pequeña empresaria.

   Por otro lado, destaco el valor social que tiene el programa en este contexto económico. Mucha gente sin trabajo que tiene un proyecto o una habilidad y puede generar su pequeña empresa ya que te dan todas las herramientas para trabajar.

   Primo Café se volvió un punto de encuentro.

   “Junto a otros emprendimientos gastronómicos, logramos que la gente del pueblo elija quedarse en vez de ir a ciudades cercanas y disfruta de lo que hacemos”, remarcó Stella.

   Dulce o salado, podés encontrar los productos de “Solo Delicias” y disfrutar de la atención personalizada en “Primo Café”, en Sáenz 89 (Médanos, Villarino).

Detectar oportunidades de negocio no un proceso fácil

   Las oportunidades de negocio surgen como resultado de un esfuerzo continuo de investigación y exploración, donde hay necesidades reales y latentes. 

   En el primer caso, estas necesidades se detectan en un mercado que ya existe. En cambio las necesidades latentes emergen de un contexto en el que todavía no se ha desarrollado y no existe una oferta concreta.

   Necesidades reales. Podemos satisfacer necesidades reales modificando algún atributo de los productos existentes, optimizando prestaciones de servicios que ya conocemos, desarrollando nuevos modelos de distribución o capturando el interés de los clientes con acciones de comunicación originales. 

   Lo importante es saber que en un mercado en el que ya existe una oferta similar a la que vamos a desarrollar, tenemos que estar seguros de ofrecer un valor diferente.

   Debemos pensar ¿por qué dejarían de comprar la marca A para comprarnos a nosotros, si ni siquiera nos conocen? La respuesta es: el “aporte de valor”. 

   Al emprender para satisfacer una necesidad real debemos conocer qué es aquello que resulta diferente a lo que ya existe y que atraerá a los clientes.

   A veces se trata de mejorar algún producto, ofrecer rangos horarios de atención más amplios, proponer nuevas experiencias de consumo, utilizar materia prima singular o de origen diferente al habitual, diseñar puntos de venta originales, hacer de nuestra marca un referente amigable, incorporar nuevos proveedores, replicar modelos de otros países adaptados al mercado local,, entre otros aspectos. 

   Necesidades latentes. Transformar necesidades latentes en necesidades reales requiere de un gran esfuerzo comercial y financiero. Por lo general se trata de proyectos de alto impacto que modifican paradigmas en la forma de consumir. Se abandona una forma tradicional ya instalada y posicionada por una nueva.

   Algunos ejemplos contundentes son el desarrollo de plataformas de venta online, las plataformas de consumo de música y el sistema de siembra directa. Son proyectos de alta escalabilidad y requieren de importantes aportes monetarios, tanto al inicio como en el momento denominado “crisis de crecimiento”, cuando suben al mercado global.

   Desarrollar nuestra idea de negocio requiere una tarea metódica y ordenada. En principio deberíamos enfocarnos en que sea una idea atractiva, innovadora y por supuesto, que satisfaga alguna necesidad, latente o real.