La diputada María Fernanda Bevilacqua, impulsora de la medida, remarcó que “esto facilita los trámites para que los vecinos de la provincia accedan fácilmente a una ayuda económica”.

Foto Diputada Bevilacqua.jpeg

Se aprobó hoy en la Cámara de Diputados de Buenos Aires la media sanción en la modificación de la ley de beneficios impositivos en la cual permite que para acceder, los beneficiarios deberán presentar simplemente la documentación personal (personas humanas como jurídicas) que acredite la residencia en el distrito de al menos un año.

“Esta modificación implica hacer operativo el acceso a los beneficios y un paso más para combatir las desigualdades en el sudoeste de la provincia. Ahora esperamos que se apruebe en el Senado bonaerense”, dijo la diputada provincial María Fernanda Bevilacqua, impulsora de esta medida.

En el marco de la sexta sesión ordinaria en la Cámara Baja bonaerense, se trató la modificación que “busca alcanzar igualdad de oportunidades de desarrollo para los vecinos y vecinas de los distritos que abarca la ley 12.323 y facilitar su acceso”, agregó la diputada.

A principios de julio, se aprobó la extensión de beneficios impositivos por 5 años para los municipios de Villarino, Patagones, Puan, Saavedra y Tornquist, todos considerados geográficamente como zonas desfavorables.

Bevilacqua, quien desde que asumió en la legislatura bonaerense trabajó por la resolución de esta problemática, remarcó la importancia de estos beneficios que “ayudan a miles de bonaerenses que viven en el sur, vivan mejor y sigan apostando por su campo, por su kiosko, por su almacén, por su panadería, por su emprendimiento sea cual sea”.

 La ley provincial 12.323 crea la Zona Austral Desfavorable, con beneficios para Villarino; los cuarteles V, VI, VII, VIII, IX, X, XI de Puan; los cuarteles VIII, IX, X y XI de Saavedra, y los cuarteles III, IV y V de Tornquist. El resto de Puan y Tornquist también se sujetan a beneficios, aunque con menores porcentajes.

Estas disposiciones para el sudoeste bonaerense permiten que los vecinos y vecinas no paguen ingresos brutos o el impuesto inmobiliario rural y urbano, entre otras cosas.